Ir al contenido principal

Mis poderes mágicos

“…resulta extraño reencontrarse con la gente del pasado, siento que duele el pasado, aunque no entiendo muy bien por qué… de verdad que no lo entiendo.”

[escrito por Abril G. Karera el 07 de enero de 2009]

Ellas eran las mejores amigas y tenían poderes mágicos. Solían usarlos para toda ocasión, claro está, no podían volar, ni sacar hielo de las manos, ni volverse fuego, tampoco podían ver a través de las paredes, ni oír las más bajas conversaciones… pero ellas podían pronosticar el futuro y hacer que ciertas situaciones le sucedieran a las personas que eligieran.

Lo comprobaron cuando desearon que Juan resbalara… y allá fue a dar Juan, resbaló del tercer escalón y cayó de sentón. Las dos se miraron mutuamente. Sus poderes existían en verdad. Sólo tenían ocho años y usaban los poderes a diestra y siniestra. Por ejemplo, ellas provocaron que el equipo de basquetbol, en donde estaba la niña que detestaban, perdiera; provocaron que el conserje, que a veces les cerraba la puerta porque llegaban tarde, fuera regañado múltiples veces por el director.

Provocaron la leyenda de que hasta el fondo de la cancha de fútbol asustaban, lograron que ningún niño se acercara a ese sitio, y se les quedó a ellas, en donde podían platicar y ver de qué manera iban a seguir usando sus poderes. Llegó a ser una obsesión. No podían dejar de pensar en ellos.

Sintieron que se las estaban tragando. Sintieron que dejaron de ser dueñas de sí mismas y entonces… pelearon. Lo único que mantenía a los poderes era el lazo de amistad que las unía, pero cuando este rompió… ellos desaparecieron. Lo supieron cuando se desearon el mal entre ellas y simplemente no pasó nada. Una de ellas hasta corrió a la esquina de la cancha de fútbol para ver si funcionaba… pero no. Todo había desaparecido.

Los años pasaron y ellas creyeron que todo fue un simple juego de niños.

—Aunque la verdad yo sí creía que teníamos poderes… ¿tú no? .—le dijo una a la otra un día hace cinco años.

—La verdad yo también lo creía.

Ambas tenían en la mente volver a intentarlo… pero les pareció absurdo y abandonaron la idea. Después la vida las separó, la distancia, las situaciones, cuando una se dio cuenta ya habían pasado tres años sin saber de la otra. Los tiempos habían cambiado tan rápido.

Sin embargo, esa mañana de enero vi en mi bandeja de entrada una solicitud para el jai faiv, era de ella. La acepté. Nos volvimos a frecuentar. En enero de este año me reencontré con mi mejor amiga de la infancia.

Ahora simplemente quiero creer que todo es una casualidad. Porque el destino y los poderes mágicos no existen ¿verdad? Todo es una simple casualidad, porque entonces ¿cómo explicarían que cuando deseo algo… se me cumple? ¿cómo explicar las tantas cosas que he pedido y se me han dado? ¿con qué sustentar el hecho de que casi siempre tengo una suerte excepcional?

La razón me dice que es una casualidad. La intuición me susurra que son mis poderes mágicos.

9 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …